martes, 20 de noviembre de 2012

Respuestas a preguntas particulares de la Dra. Milagros Elena Rodríguez referidas a las Teorías Marxistas en Educación, temática del Diálogo 3

PRIMER TÉRMINO

POSTDOCTORADO EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN
DIÁLOGO 3:   15/11/2012
Dra Milagros Elena Rodríguez
TEORÍAS MARXISTAS EN EL CAMPO EDUCACIONAL
PREGUNTAS PARTICULARES DE EXPOSICIÓN:
1. ¿En que consiste, conforme a Marx (Marxismo Clásico) la problemática de la educación en el modo de producción capitalista?
El sistema capitalista es considerado por Marx una injusticia al ser humano que deja consecuencias de divisiones que actualmente tiene su huella en la economía y especialmente en la educación. Junto a las desigualdades de clase la escuela se ve afectada y afecta a otras formas de desigualdad social, tales como las diferencias de género, las étnicas entre otras.
De acuerdo con Marx bajo el capitalismo se tiene una enseñanza fragmentada, diferenciada, y una enseñanza común, integrada a un sistema que va directo a la producción de un capital, en vez de atender al individuo en si, su humanización, sus necesidades y carencias. Las desigualdades de género, mencionadas en el párrafo anterior se han presentado en la no escolarización de las mujeres, las personas con necesidades educativas especiales; luego en su escolarización segregada y más tarde en la escolarización mixta bajo una fórmula hecha a la medida de los hombres. Mientras que las desigualdades étnicas se han expresado, en la exclusión de las minorías y luego en su escolarización segregada, para finalmente llegar también a su asimilación indefectible a la cultura dominante.
Todas las desigualdades del sistema educativo se ven reflejadas en las diferencias de acceso entre los distintos colectivos, en el papel del curriculum, en los contenido de la enseñanza, en la legitimación de su persistencia entre tantas diferencias marcadas del modo capitalista. En el marxismo, sin embargo, existe un componente moral que defiende Marx y que desde luego en el capitalismo no se permite; aflorado el predominio de su dominación; esto es perfectamente marcado en las diferencias consideradas en la educación.
Desde luego, como se habla de educación, la construcción de las  ciencias es una forma de ello; pero no se concibe la ciencia como expresión directa de los intereses de las clases. Es claro que unas determinadas condiciones sociales  tanto de las relaciones de producción como de las fuerzas productivas, son esenciales para el desarrollo de la ciencia. Pero eso no significa que la ciencia sea una expresión inmediata de los intereses de las clases que dominan en esa sociedad. A nadie se le ocurre pensar hoy que, como se afirma en 2) que “la geometría de Euclides sea una expresión de los intereses de los señores esclavistas griegos. Nadie podría sostener que quien piense que los tres ángulos de un triángulo suman dos rectos, tiene entonces una mentalidad esclavista. Es, por supuesto, herrado vincular de esa manera las relaciones de producción con la historia de las ciencias”.
Por otro lado, para Marx, la escuela en el capitalismo es una vía de la burguesía para adoctrinar al proletariado y dominarlo; legitimando la estructura social y económica de la sociedad burguesa. La escuela beneficia la reproducción social de las estructuras desiguales tanto económicas, sociales, ideológicas, de poder; entre otras.
Marx criticaba que la escuela no era la institución clave dentro de la sociedad de la época; pues no era libre sino que dominada por la hegemonía y que respondía a sus intereses y no al de los actores del proceso educativo. Era necesario, a fin de que la situación cambiará terminar con la propiedad privada de los medios de producción y con la desigualdad existente entre clases sociales.
La escuela única era la bandera del sistema capitalista; pero según Marx esto es una utopía bajo dicho yugo capitalista, porque la sociedad de clases exige y objetivamente provoca que haya una escuela para los obreros y los sectores empobrecidos, y otra escuela para los hijos de la burguesía y de los sectores medios acomodados.
En 1) se afirma que: “la educación de la sociedad capitalista, para Marx, tiende a reproducir la ideología de la clase dominante, diferenciando la educación que reciben los hijos de los burgueses de los hijos de los obreros. La educación para una sociedad sin clases como la que aspiraba Marx, debía ser para todos: científica, empírica y alejada de toda ideología, sobre todo religiosa. Se debían enseñar contenidos inobjetables, como Gramática, Matemática o Ciencias Naturales, por estar probados, adicionar la práctica deportiva, y además, la enseñanza de técnicas; excluyendo todo conocimiento opinable, como Política, Religión, o Economía. La educación debía ser pública, laica y gratuita”.
En el modo de producción capitalista la división del trabajo trae consigo un hombre formado unilateralmente alienado para ganar dinero para su patrono quedándose con apenas solo un poco. Marx y Engels proponen una formación polivalente que conduzca a la formación del hombre omnilateral, es decir una educación que permita el desarrollo total del ser humano. Marx (1975, p.261) afirmaba que “el hombre se apropia en forma omnilateral de su ser omnilateral y, por consiguiente, de hombre total”. Nótese que estas ideas de humanismo solo son posible fuera de un sistema capitalista.
Para Marx, la escuela, está destinada al conocimiento de lo único y necesario para el ser humano, utilitarismo en sí para el sistema capitalista. Y donde apenas el hombre se prepara en la escuela para gana para subsistir sus necesidades básicas. Se convierte al escuela en un vía deshumanizada del capitalismo para la dominación del individuo.
Es esta la idea básica de la producción capitalista que desde la educación pretende que las diferencias en la inserción del mercado de trabajo se deriven naturalmente de las diferencias en la educación que el individuo posee.
En conclusión desde el modo de producción capitalista conlleva a que los valores éticos se basen excesivamente en el individualismo quedando disminuido los valores humanos y el hombre solidario. Y desde luego se antepone la libertad individual, por encima de los derechos humanos. Y estas condiciones son reflejadas claramente en la educación. Según Marx entonces la unión del trabajo permitiría culminar la unilateralidad deshumanizadora en la educación a la que conducen las condiciones de trabajo en el capitalismo.
La educación marxista, en contraposición con la capitalista, buscó eliminar la degradación y la unilateralidad en la que vivía hundido el hombre capitalista esclavisado a los dueños del capital. Por que la educación marxista debe ir a la consecución del hombre nuevo, politizar y socializar a todos mediante la ideología de Marx, preparar al estudiante para el trabajo productivo, lograr que desaparezcan las múltiples alienaciones por las que el hombre llega a ser extraño a si mismo.  Tal como afirma se afirma en (3) la educación marxista tuvo “como metas inmediatas la desaparición del analfabetismo que en Rusia ascendía al 75% a principios de siglo, la formación técnica de la clase obrera, la elevación del nivel escolar”.
Referencias
Fernández, M. (1995). El marxismo y la educación: un balance. V Conferencia de Sociología de la Educación. En: Marxismo y sociedad: propuestas para un debate, pp. 107-120; Sevilla: España.
Conferencia dictada en la Universidad del Valle en 1975. Circuló profusamente en mimeo con el nombre “El Marxismo y la Universidad” (N. del E.).
Marx, K. (1975). Manuscritos económicos y filosóficos de 1844. Editorial Pueblo y Educación. La Habana.
Marx, K. y Engels, F. (1975). Obras Escogidas. Akal. Madrid.
Páginas Web:
  1. http://educacion.laguia2000.com/tipos-de-educacion/la-educacion-marxista
  2.  http://catedraestanislao.univalle.edu.co/Marxismo.pdf
  3.  http://189.203.26.193/Biblioteca/Teorias_Educativas_II/Pdf/Unidad_05.pdf
  4.   http://www.lahojavolandera.com.mx/estudiantes/est_089.pdf